La creación de perfumes siempre ha sido una historia de ingredientes y cómo se pueden seleccionar, dosificar y mezclar con maestría para ofrecer unas experiencias sensoriales memorables. Para conseguirlo, las casas de perfumes ofrecen a sus diseñadores de fragancias una paleta de ingredientes con la que trabajar. Así es como trabaja Eurofragance, con dos particularidades que la diferencian. En primer lugar, la paleta de la empresa española ofrece un amplio abanico de ingredientes. Eurofragance cuenta con más de 1200 ingredientes en su paleta global. En segundo lugar, la selección de materias primas de Eurofragance se lleva a cabo en función de criterios de calidad e incorpora ciertos ingredientes especialmente difíciles de encontrar. Esto no ha impedido a la empresa poner en marcha recientemente un programa estratégico integral para mejorar la calidad de su paleta y para alinearla, aún en mayor medida, con la filosofía de sostenibilidad corporativa. El nuevo programa se llama ICON.

ICON, una estrategia para una paleta creativa y sostenible

En el diccionario, la palabra “icono” se define como alguien o algo que suscita la admiración de los demás. Es difícil encontrar un icono auténtico. Convertirse en uno lleva su tiempo y para que se reconozca a una persona, objeto o concepto como un verdadero icono debe tener unos valores claramente reconocibles. Ciertas marcas —entre ellas, algunas de perfumes— han alcanzado el estatus de icono. Vienen a la cabeza Chanel nº 5 o Angel, de Thierry Mugler, si hablamos de perfumería fina, aunque algunos productos de perfumería de otras categorías también pueden presumir de su carácter icónico, como los productos para bebés de Nenuco en el ámbito del cuidado personal.

Eurofragance defiende que una fragancia icónica solo puede surgir de ingredientes icónicos, lo cual explica, en parte, por qué la compañía ha escogido el nombre de ICON para su nueva estrategia de selección de ingredientes. La elección se explica también teniendo en cuenta que el acrónimo ICON significa “innovación”, “compromiso”, “origen” y “naturaleza”. El programa ICON se apoya, en resumen, en dos principios: una colección de los ingredientes más exquisitos y un programa para identificar materias primas con valores de sostenibilidad demostrables.

Ingredientes exquisitos para crear fragancias extraordinarias

Tradicionalmente, bastaba una fragancia atractiva para que un ingrediente llamase la atención de los perfumistas más exigentes, aunque actualmente, en Eurofragance, para que los creadores de fragancias consideren que un ingrediente potencial es imprescindible en una composición perfumística este debe ser realmente icónico. Hoy en día, los perfumistas buscan crear con materias primas de calidad superior y que además ofrezcan auténticos criterios de desarrollo sostenible. Las que se ajustan a estos criterios son las más preciadas.

Nuestros perfumistas, Fragrance Development Managers (FDM) y todos/as los Eurofragancers han asumido como suya nuestra filosofía de sostenibilidad y actúan de acuerdo con su lema: “Creamos fragancias, y cuidamos de las personas y el planeta”.

Una colección de colecciones de ingredientes de calidad

ICON es una colección de colecciones. Después de un meticuloso proceso de selección que evalúa las propiedades olfativas de un ingrediente, junto con su perfil a nivel de salud y seguridad, sólo entonces se puede considerar dicha materia prima para formar parte de las colecciones ICON. En la actualidad, por lo que se refiere a ingredientes naturales, encontramos cinco colecciones distintas: Hallmark, Avant-garde, Arabian Dreams, Spanish Splendors y Legacy.

Este proceso de selección está liderado por Natacha Jérome, perfumista técnica sénior de Eurofragance. Trabaja con varios perfumistas y compañeros del departamento de Compliance. El trabajo de Natacha es comparable al de un conservador de museo que tiene que organizar y encontrar maneras de exponer distintas colecciones alrededor de ciertos temas, estándares y criterios olfativos. El siguiente paso crucial es confirmar con el proveedor que el ingrediente es sostenible en al menos un aspecto significativo.

Construir una paleta sostenible, ingrediente a ingrediente

Hoy en día, los fabricantes y comercializadores de las marcas buscan ofrecer a sus clientes productos con un claro planteamiento sostenible. Por tanto, si uno o varios de los ingredientes de un producto determinado responden a este criterio, le aportarán un valor añadido que atraerá a un tipo de consumidor que cada vez exige más a los fabricantes.

Para que Eurofragance considere sostenible un ingrediente y lo integre en alguna de sus colecciones ICON, este deberá ajustarse, como mínimo, a uno de los siguientes cinco valores: respeto al medioambiente, procedencia ética, biodegradable, renovable, ‘upcycled’ o reciclado.

Aunque un ingrediente ICON únicamente puede estar presente en una colección —por ejemplo, Arabian Dreams—, es posible que una misma materia prima contenga más de un valor de sostenibilidad.

El Programa ICON marca la diferencia a varios niveles

Existen varias razones por las que lanzamos nuestro programa ICON. En primer lugar, queremos que nuestros perfumistas tengan acceso a crear con las materias primas más exquisitas. Esto es básico para crear fragancias extraodinarias. En segundo lugar, las marcas de nuestros clientes se benefician de creaciones de perfumes que no solo son de alta calidad, sino que también contienen ingredientes sostenibles. Esto permite a nuestros clientes hacer ciertos “claims”, que cada vez más consumidores esperan de sus marcas. Pero hay una razón más por la que ICON es importante. El Programa ICON encaja perfectamente con nuestra filosofía interna de sostenibilidad. Como empresa, nos esforzamos por abordar todos los proyectos a partir de criterios ESG y, gracias a ICON, cada vez trabajamos con más proveedores que se suman a esta filosofía. Aunque aportamos nuestro granito de arena en favor de la sostenibilidad, no es un objetivo que podamos conseguir solos. ICON nos sirve, por tanto, para animar a nuestros “partners” a colaborar para conseguir avances en el mundo en que vivimos.