Publicado Sep 07, 2016
¿Cuál es la diferencia entre los perfumes de verano y los de invierno?
«Hay que mantener un poco de verano, incluso en medio del invierno.»

Henry David Thoreau



¿Podemos aplicar esta cita en el mundo del perfume?

La elección de una fragancia depende de varios factores tales como la estación del año, el gusto personal o la cultura.  Sin embargo, mantener una sensación de bienestar cuando nos ponemos un perfume es necesario.  En ese sentido, los perfumes nos dan tantas opciones que las fragancias de invierno no necesitan imperativamente un toque de verano, para aportarnos bienestar y alegría.

Es cierto que las temperaturas, el ambiente y el crecimiento de flores y frutos cambian con las estaciones.  El calor frente al frío, la humedad frente al viento o la nieve, la dalia frente a la flor de pascua, o la sandía frente a la naranja.

¿Cambian nuestros sentimientos y emociones también? Es común pensar que el verano es la estación de la alegría, la diversión, la relajación, la luz y las buenas sensaciones.  Por otra parte, el invierno suele estar vinculado a los días grises, la tristeza o la melancolía.  ¿Podemos revertir esto? ¿Puede el perfume ayudarnos a cambiar nuestras emociones? Creemos firmemente que sí, por eso nuestro objetivo es la captura de sensaciones, sensaciones que nos aportan felicidad.

En invierno, estamos  acostumbrados a utilizar tantas capas de ropa -más un abrigo, una bufanda y un par de guantes- que un perfume potente y duradero es la mejor opción.  En este aspecto, esencias intensas como la vainilla, el sándalo o el chocolate pueden conseguir que tengamos una fragancia agradable y cálida.

En verano, el calor puede hacer que se evapore la fragancia rápidamente y también nos sentimos acalorados y, a veces, hasta pegajosos, por lo que la mejor opción es siempre un perfume fresco con ingredientes como el limón, las fresas, el coco, el jazmín o la piña.

Además, el olor del perfume en nuestra piel será el factor determinante que nos ayudará a decidir qué fragancia es la más adecuada para nosotros.  Además, los perfumes que usamos deberían ser diferentes en verano y en invierno, ya que tienen que adaptarse a la temperatura, a nuestra piel y a nuestras emociones con el fin de hacernos sentir bien, seguros de nosotros mismos y relajados.  ¿Ya ha pensado en el perfume que usarás en la próxima temporada?

Eurofragance sigue Capturando Sensaciones…
Compartir