Seleccionar página

Cierra los ojos e imagina una villa costera mediterránea, ¿a qué huele?

Si el otro día hablábamos de las sensaciones tropicales y de cómo la piña es ahora omnipresente, hoy queremos destacar otra tendencia natural que vuelve con fuerza este año: los cítricos. Frescos, limpios, pero también luminosos y sofisticados.

Somos capaces de reconocer los más comunes –el limón, la naranja o el pomelo – por su piel rugosa, sus colores vivos y, por supuesto, su fragancia. Llevan décadas siendo indiscutibles e insustituibles en nuestra dieta por su sabor y sus propiedades beneficiosas, así como por su esencia, usada en infinidad de productos de cuidado del cuerpo y del hogar, ayudando a transmitir una sensación de limpieza y frescura.

Culturalmente ligados al Mediterráneo, su olor aporta siempre ese toque chispeante que nos resulta tan familiar y nos recuerda a las colonias de nuestra infancia. Sin embargo, las ultimas tendencias olfativas nos traen nuevos y desconocidos matices, poco habituales, que tratan de reinventar estos acordes tan clásicos.

Nuevas combinaciones y nuevos ingredientes cítricos

Cada vez es más frecuente encontrar notas cítricas combinadas estratégicamente para crear fragancias luminosas, con carácter, con un frescor que permanece más tiempo. Lo vemos actualmente en el mercado en perfumes que usan la mandarina, la bergamota o el limón acompañados de notas florales, especiadas y amaderadas.

Además, están apareciendo en la paleta del perfumista nuevos cítricos poco habituales hasta el momento. El chinotto (Citrus myrtifolia), la mano de Buda (Citrus medica var. Sarcodactylis) o del yuzu (Citrus junos) pueden sonar exóticos y lejanos, pero forman parte de la dieta habitual en Italia, Brasil o China. Y es que el uso en perfumería de estos cítricos aporta notas olfativas nunca vistas antes pero que nos resultan familiares a la vez: verdes, ácidas, frutales, tropicales o florales.

Los últimos lanzamientos del mercado combinan estas notas hespérides, con toques florales y fondos amaderados y ambarados, prolongando ese frescor mediterráneo en el tiempo. En Eurofragance, también nos hemos sumado a esta tendencia vibrante y explosiva jugando con los olores ácidos de estas frutas y hemos creado fragancias sofisticadas y chispeantes aplicables a cualquier tipo de producto. Los cítricos son siempre una apuesta segura.

Y seguimos con tendencias olfativas. En nuestra próxima entrada, te desvelaremos las novedades del 2018/2019… ¡estate atento!